Mi historia personal quizá se parece un poco a la tuya.

Todo comenzó cuando tenía solo 12 años.

Me diagnosticaron una desviación en la columna muy pronunciada y tuve que tomar el camino de autosanación. 

Los médicos me plantearon varias opciones de tratamiento nada alentadoras.

Una era usar un corsé incomodísimo que me inmovilizaba desde la cadera hasta el cuello. La otra, practicarme una cirugía que limitaría muchos de mis movimientos de por vida. 

Pero todo cambió cuando un médico me mostró una luz al final del túnel. 

Me indicó que, si desarrollaba mis músculos con ejercicios y mantenía un peso liviano, protegería mi columna y podría llevar una vida normal. 

Salí de la consulta esperanzada y empecé a cumplir todo al pie de la letra.

Al principio me costó integrar mis nuevas rutinas a las responsabilidades de la época. Pero no tenía alternativa: mi salud me motivó a no fallar un solo día.

Aprendí a hacer ejercicios básicos de fisioterapia en casa y, más adelante, los combiné con rutinas más exigentes en el gimnasio.

Reconozco que en el camino me frustré, porque aunque mi objetivo principal era fortalecer el “core” por mi condición, quería marcar cuadritos en mi abdomen y estar más definida. Pero mis esfuerzos no iban a la par de los resultados. 

Y yo no era la única. A muchos otros en el gym les pasaba igual.

Eso me motivó a preguntar, investigar y comprobar que para cada meta hay un tipo de alimentación que determina los resultados. Así que ajusté mi dieta y los cambios llegaron.

Claro, fue todo un reto incorporar a mi larga lista de tareas diarias el hacer un menú saludable para mí y mi familia. 

No encontraba tiempo para entrenar, me volví un desastre organizando las comidas y empecé a fallar en otras áreas de mi vida.  

¡Siempre fui disciplinada y estaba perdiendo el control!

Entonces decidí buscar ayuda y estudiar lo que todavía es mi pasión: la influencia del fitness en el desarrollo de la productividad personal. 

De esa forma aprendí que:

  • Toda meta sin un plan es un sueño.
  • La improvisación es el peor enemigo cuando te planteas un objetivo.
  • Sin un sistema que te guíe, vivirás en una especie de lucha que nunca vas a ganar.  

Hice un gran STOP en mi vida para retomar el control.

Y diseñé un sistema automatizado para cumplir diariamente lo que necesitaba en pro de mi meta. Para mi sorpresa, terminó siendo un plan aplicable no solo al fitness sino a cualquier área. 

Lo puse en marcha e inmediatamente retomé el rumbo.

Cumplía todo con el mínimo esfuerzo y, si algo fallaba, el sistema me permitía regresar al plan.

Recobré mi paz y armonía.

También descubrí que las mujeres debemos fortalecer la disciplina y hacer tiempo para nosotras. Porque una mujer feliz, hace feliz a su familia. 

Hoy sé que mis aprendizajes son útiles para millones de personas agobiadas porque fallan en cada intento para ponerse en forma. 

Si tú eres una de ellas, te encantará mi próximo email. Porque voy a enseñarte cómo resolver ese problema.

5 thoughts on “Mi historia personal quizá se parece un poco a la tuya.

  1. Espe Lagos says:

    Me encanta tu actitud frente a la vida, me encantaría poder hacer las cosas como tú lo haces!!! Ya espero ansiosa el siguiente vídeo para ver qué nos cuentas…

    Responder
    1. Clara Divano says:

      Gracias! Con todo el cariño! Este mini curso es el comienzo de un bellisimo camino para aprender a cuidarnos, querernos y vivir la vida con felicidad. Incluso Yo misma sigo aprendiendo constantemente! Aquí estaré para acompañarte en el tuyo 😘❤️

      Responder
  2. Carina says:

    Eres inspiración mi querida Cusi, justo 2020 mi año de cambiar algunas cosas entre ellas mi rutina y tu plan llego a mi como anillos al dedo! Gracias. Espero con ansias tu segundo email.

    Responder
    1. Clara Divano says:

      Con todo el cariño! Este es el comienzo de un bellisimo camino para aprender a cuidarnos, querernos y vivir la vida con felicidad. Yo misma estoy aprendiendo constantemente! Aquí estaré para acompañarte en tu proceso 😘❤️

      Responder
  3. Luisa says:

    Excelente todas empezamos con un sueño ya depende de nosotras llevarlo a ser un objetivo personal con la
    Constancia y motivación que se le ponga

    Felicidades eres una gran mujer sin duda alguna

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *