¿Los entrenamientos en casa son tan efectivos como los del gym?

Si te es difícil encontrar tiempo para ponerte en forma, el entrenamiento en casa puede ser tu solución.

Y en caso de que te preguntes si ofrece los mismos beneficios y la calidad de entrenamiento que se alcanzan en un gimnasio, la respuesta corta es sí, pero bajo ciertas condiciones.

Antes de empezar, debes estar clara de que se requiere dedicación, tiempo y esfuerzo.

Además, si prefieres ver a otros entrenando para mantenerte motivada, ejercitarte en el hogar no será tu mejor opción.

Pero, si solo pensar en la posibilidad de ir a un gym ya te causa estrés y lo evitas a toda costa, entrenar en la comodidad de tu hogar será mucho más atractivo para ti.

La clave está en conseguir la fórmula que más te funcione, con la que te sientas bien y veas resultados.  

Al final, todo dependerá de tu estilo de vida y tu gusto individual.

Los pros y los contras.

Lo positivo:

  • Te ahorras los pagos mensuales del gimnasio.
  • No necesitas equipos costosos. Con una colchoneta de ejercicios (mat) y otros elementos como una silla estable, un banquito y unas mancuernas tienes.
  • No gastarás tiempo trasladándote (ida y vuelta) al gimnasio.
  • Tu centro de entrenamiento estará disponible cuando puedas o tengas ganas de hacer ejercicio.
  • No harás cola para usar tu equipo de entrenamiento favorito.
  • Si eres de quienes no les gusta que la vean entrenando, en casa tendrás más privacidad.
  • Aunque creo que siempre hay que vestirse para el éxito, así te quedes en casa entrenando, tendrás momentos en los que será más cómodo y rápido entrar en acción sin arreglarte mucho. (En estos casos la prioridad es cumplir con el entrenamiento).

Lo negativo:

  • Necesitas creatividad para diseñar tus entrenamientos o contar con un plan dirigido de ejercicios online.
  • Debes asegurarte de que la ejecución de los ejercicios sea la correcta sin la supervisión de un instructor.
  • Tendrás que apelar a tu fuerza de voluntad y compromiso para cumplir con los entrenamientos ya que nadie te estará esperando.
  • Si buscas un aumento considerable de tu masa muscular, es imprescindible que trabajes con peso adicional como máquinas, barras y otros artículos pesados.

No necesitas equipos especiales para avanzar. 

Puedes obtener resultados increíbles entrenando en casa, utilizando tu propio peso corporal con ejercicios tan intensos como los que se hacen en el gimnasio.

Entrenamientos de tríceps, planchas, lunges o estocadas, sentadillas o squats con peso corporal son solo ejemplos de excelentes ejercicios de acondicionamiento.

A medida que avances podrás aumentar las repeticiones de cada ejercicio y el número de series, además de reducir el tiempo de descanso entre series.

Otra opción genial es guiarte con videos disponibles en YouTube y redes sociales -por supuesto, puedes aprovechar los míos- que rara vez involucran algún equipo adicional que no seas tú misma.

Si eres principiante, esta puede ser la mejor forma de iniciarte en el mundo fitness.

Haciéndolo a tu ritmo, en tu horario, con tu música favorita y en tu ambiente podrás explorar qué tipo de ejercicios te gustan más y analizar tu progreso por ti misma.

En menos de lo que imaginas comenzarás a sentirte más fuerte, verás cómo tu cuerpo va cambiando y eso te dará la motivación para continuar.

Más adelante podrás participar en clases privada con otras personas que te ayuden a corregir la ejecución de los ejercicios, e incluso, aprender otras técnicas.

Hay muchos caminos para llegar a la meta.

El lugar donde entrenas no define qué tipo de resultado vas a obtener.

Así como conocemos personas que van a entrenar al gimnasio durante años y no obtienen ningún tipo de progreso (al menos visibles), existen otras que entrenan en el hogar y hasta tienen marcados los tan deseados cuadritos en el abdomen.

El fitness es una fórmula que incluye varios factores que deben trabajarse en conjunto: la alimentación, el entrenamiento, el descanso y la disciplina.

Y en tu entrenamiento, sea donde sea, la constancia y la intensidad van a ser determinantes.

Debes retar a tu cuerpo, acelerar tus pulsaciones y sentir que tus músculos duelen. Si no lo haces intenso no habrá estímulo y sin estimulo no habrá resultados.

Y recuerda que cuando el cuerpo se acostumbra a algo no se transforma. Así que si te vuelves eficiente haciendo un entrenamiento, debes cambiarlo.

Los resultados llegan, pero no de un día para otro.

El cuerpo responde más rápido de lo que te imaginas, pero a medida que disfrutes tus entrenamientos y comas más saludable los resultados llegarán antes.

Hacer ejercicios debe pasar de ser algo que evitas a convertirse en parte esencial de tu vida.

Llegará el día en que te sorprendas a ti misma diciéndote ¡wow, esto es sentirse fuerte!

Eso significará que ya eres toda una persona fitness.

Besos

Cusi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.